viernes, 10 de julio de 2015

Leiber en castellano (Parte I)

Como os contaba en la entrada de presentación de este blog, mi primer encuentro con Fritz Leiber fue en la antigua Librería Oroldi de Algorta, Bizkaia. Esta librería estaba situada justo enfrente de otra tienda mítica de la zona, Hobbies Guinea, santuario de juguetes, juegos de rol y miniaturas de plomo de aquella época dorada que fue los primeros años 90 (ésta aún sigue en activo, aunque se dedica en exclusiva a modelismo desde hace unos años).

Justo a la entrada de la Librería Oroldi, en una estantería a mano derecha, estaban los libros de fantasía, ciencia-ficción y terror, precisamente junto a los juegos de rol. Aunque esté mal que lo diga, me gustaban aquellos libros porque tenían unas portadas de las que molan. ¿Que por qué me decidí por Leiber? No lo recuerdo con exactitud, pero me imagino que porque estaba metido de lleno en los juegos de rol de fantasía (El Señor de los Anillos y Rolemaster, sobre todo) y porque había bastante literatura del género en casa. Mi hermano mayor estaba enganchado a la Dragonlance y también era un jugador de rol muy activo.



Acabé comprándome Espadas y demonios de la editorial Martínez Roca y empecé mi tórrida relación con su colección Fantasy de libros amarillos de fantasía. Lo que más me atrajo es que no era un libro muy tocho, en comparación con las colecciones de Timun Mas, y que estaba compuesto por relatos cortos. Además, en cada libro aparecía una breve descripción de cada relato, escrito con ese estilo Leiber que te deja con ganas de querer saber más.

Por eso, esta primera parte de una serie de entradas dedicadas a recopilar las obras de Fritz Leiber que se han traducido al castellano y sus distintas ediciones, quiere servir de pequeño homenaje a Martínez Roca y su labor por introducir la fantasía, ciencia-ficción y terror en este país. No fueron los primeros en traducir a Leiber al castellano (ese mérito se lo debemos a la colección Galaxia de la editorial Vértice, que publicó el recopilatorio Nave a las estrellas en 1965), pero han sido sin duda alguna la editorial que más obras suyas ha puesto a nuestra disposición.

Como datos curiosos, todas las portadas están realizadas por un joven Luis Royo, que aún no había pulido del todo su talento, pero que ya apuntaba maneras. Quizás es percepción mía, pero alguna de las portadas me recuerdan al estilo clásico de Larry Elmore para TSR. La única pega, que entran dentro de la categoría de "portadas que no tienen nada que ver con el contenido del libro". Vamos, que cada lector deberá imaginarse su propia versión de Fafhrd y el Ratonero Gris, porque las ilustraciones no nos van a dar ninguna pista.

En cuanto a la traducción, todos los textos están traducidos por Jordi Fibla. Desde mi punto de vista, un trabajo con mucho gusto, muy bien realizado. Además, al mantenerse como traductor de toda la saga de Lankhmar, añade una coherencia interna a todo el conjunto que, la verdad, se agradece.

Cuando todo el tema del rol y de la fantasía en general cayó en picado a mediados de los 90, las colecciones de Martínez Roca no tardaron en sufrir los efectos. Fue una lástima tener que vivir este retroceso, ya que es innegable la labor que realizó de introducir y expandir estos géneros en España. Todavía hoy, estos libros de colores chillones que a nos descubrieron a muchos tanto a Leiber, como Moorcock, Zelazny o Howard, tienen una vida más que digna, aunque en mercadillos de segunda mano y webs de coleccionismo.

Para los que queráis completar las descripciones de los libros, las imágenes de las portadas que cuelgo a continuación enlazan con su respectiva ficha de La Tercera Fundación.











02-Espadas y demonios-Fritz Leiber-Portada08-Espadas contra la muerte-Fritz Leiber-Portada16-Espadas entre la niebla-Fritz Leiber-Portada21-Espadas contra la magia-Fritz Leiber-Portada25-Las espadas de Lankhmar-Fritz Leiber-Portada28-Espadas y magia helada-Fritz Leiber-Portada33-La hermandad de las espadas-Fritz Leiber-Portada